Accidentes de camiones, ¿quién tuvo la culpa?

Muchos son los automovilistas que han salido “perdedores” al momento de estar involucrados en un accidente contra un camión de carga o contra un semi remolque, y esto se debe a que las dimensiones de los camiones son superiores a las de cualquier otro vehículo, lo que dificulta el poder salir ileso o no presentar pérdidas significativas en el vehículo de menor tamaño.

Por otra parte, las compañías que poseen estos camiones, capacitan a sus conductores para manejar con muchas precauciones y poder así evitar un mayor número de accidentes. Aunque eso no significa que no los tengan, y que cuando suceden, sus compañías aseguradoras se encargan de manejarlo todo de tal forma que ellos tengan que pagar los menores daños posibles.

En este artículo encontrará más información sobre este tipo de accidentes y lo que debe hacer para salir lo menos perjudicado posible de uno.

Consideraciones en accidentes de camiones

Dado que un camión de carga puede pesar hasta 80,000 toneladas, y el peso de un automóvil suele ser de sólo 3,000 toneladas, da una idea de por qué los accidentes suelen ser fatales para los vehículos pequeños que terminan impactándose contra un vehículo de estas proporciones.

Por otra parte, la culpabilidad del accidente dependerá de las circunstancias en las que se dio el accidente. Por ejemplo, en climas peligrosos (con niebla o lluvia) es común que los camiones de doble remolque sufran “jackknifing”, lo que significa que el doble remolque puede doblarse en forma de L cuando se patinan las ruedas o cuando el conductor intenta evitar un obstáculo.

Existen diversas causas por las que puede suceder un accidente de camión.

Causas comunes de un accidente de camión provocado por otro vehículo

Los conductores de camiones (incluso los camiones repartidores) están conscientes de que su medio de transporte es más grande que cualquier otro vehículo, por lo que con cada movimiento deben tener en cuenta su tamaño. Los impactos muchas veces suceden porque los conductores de vehículos más pequeños (como motocicletas o coches compactos) creen que pueden caber sin problemas en cierto espacio. Sin embargo, el más mínimo error de cálculo puede tener consecuencias catastróficas cuando involucra a un camión de doble remolque y a un vehículo pequeño que maneja a altas velocidades.

Estos accidentes suelen suceder por:

•    Manejar imprudentemente en zonas donde el conductor del camión tiene poca visibilidad (atrás del camión, o en la parte posterior izquierda y derecha, así como manejar sin mantener la distancia).
•    Cambiar de carril abruptamente frente a un camión
•    Pensar que puede “ganarle” a un camión a cruzar una intersección
•    Incorporarse abruptamente al tráfico
•    Acelerar cuando se observa que un camión cambiará de carril
•    Manejar en medio de dos o más camiones

Causas de accidentes provocados por camiones

Sin embargo, pueden ocurrir accidentes por culpa del conductor del camión:

•    Conductores inexpertos con conocimientos menores de seguridad
•    Sistemas que orillan a los conductores a conducir a altas velocidades a cambio de comisiones
•    Agendas de entrega apretadas (similar al punto anterior pues se ven obligados a conducir más rápido)
•    Conductores cansados

Según sea la causa del accidente, la culpabilidad residirá en uno de los conductores o se dará una “negligencia dividida”, misma que se otorga cuando ambos conductores fueron imprudentes y causaron el accidente por igual.

Por ejemplo, cuando ambos manejaban a altas velocidades, cuando ambos se pasaron la luz roja, cuando uno provocó el accidente y se dio a la fuga, o cuando uno no permitía que el otro conductor lo rebasara.

También es posible que debido a un impacto la carga del camión se desborde por el camino y ocasione más accidentes o daños en otros vehículos.

En estos casos, se evaluará la posibilidad de conseguir la compensación por daños directamente de la compañía empleadora del camión, dado que su producto tuvo directamente que ver con los daños provocados. Se puede alegar eso, o incluso evaluar si capacitaron correctamente a sus conductores, para que de no ser así, la culpa no recaiga en el conductor.

El problema es que algunas compañías, para evitar este tipo de problemas legales, contratan conductores ocasionales que no están directamente ligados con la empresa para que ellos no deban responder por un accidente en caso de que la culpabilidad recaiga en este.

Cuando eso sucede, probablemente se intentará obtener la compensación directamente del conductor, aunque son estos casos en los que suelen darse a la fuga.

Si, en cambio, la culpa fue de ambos, se tramitará una “negligencia comparativa” y se calculará el porcentaje de culpabilidad para repartir la compensación equitativamente y con la que sea posible pagar todos los daños.

¿En qué escenarios se puede solicitar una compensación?

•    Daños en el automóvil
•    Daños a la salud ocasionados por el choque
•    Daños ocasionados por la carga que contenía el camión (si traían consigo algún líquido dañino para la salud o si ocasionó daños en el vehículo)
•    Horas o días perdidos de trabajo
•    Facturas médicas (tratamientos, medicinas, o cirugías resultados del impacto)
•    Quedar imposibilitado para seguir trabajando
•    Muerte (compensación para la familia si murió el sostén de esta)

En cualquier caso, lo ideal será contratar un abogado experto en accidentes para que éste trate con las aseguradoras y se ocupe de obtener una compensación que cubra todas las pérdidas provocadas por el accidente.

Calificar el artículo:
1
Accidentes de peatones, los más desprotegidos en l...
Muere hombre atropellado en Santa Ana