¿A quién demandar tras un accidente de auto?

Si bien es difícil determinar la culpabilidad de un accidente de auto, es probable que resulte un proceso aún más complicado el saber a quién demandar tras una colisión, especialmente si usted no está seguro de no haber provocado el accidente.

El primer paso a realizar tras sufrir un incidente de este tipo, es buscar ayuda médica. Aún si no se cuenta con heridas o lesiones visibles, lo mejor será acudir a un médico inmediatamente para una revisión.

Las aseguradoras de la parte contraria suelen desacreditar a los conductores que no obtienen ayuda médica inmediata, pues saben que las lesiones producidas por el accidente pueden surgir hasta que han pasado semanas o meses de la colisión, lo que vuelve un proceso complicado y prácticamente imposible el hecho de reclamar una compensación mayor, pues no se obtuvo ayuda médica desde el inicio.

Pero una vez realizado este paso y todos los que siguen a un accidente de auto, puede surgir la duda de a quién se demandará para obtener una compensación que pague los daños ocasionados.

La mayoría de los conductores piden una suma a la aseguradora contraria y se negocia desde ahí para obtener una cantidad que cubra los daños de ambas partes.

Sin embargo, si este proceso no funciona, lo mejor será interponer una demanda, y dado que no es un proceso sencillo, aquí están algunos consejos sobre el tema.

¿Quién tiene responsabilidad en esto?

Determinar la culpabilidad del accidente es lo primero que se debe hacer, pues si usted provocó el accidente, será inútil intentar demandar al otro conductor, pues las probabilidades de triunfar serán prácticamente nulas.

Pero si no fue así, se deberá comenzar por determinar cuántos daños presenta el carro y cuántas lesiones físicas existen para calcular el monto correcto a pagar. Por esta razón también es necesario asistir a una evaluación médica lo más pronto posible tras sucedido el accidente, pues así se podrá definir si se necesitan tratamientos, medicinas, o alguna terapia para curar los daños causados por el accidente.

La culpabilidad de un accidente también suele determinarse debido a los daños recibidos. En los accidentes de auto es más fácil que se presente una culpabilidad compartida; sin embargo, lo mejor es contar con ayuda legal para determinar este porcentaje, pues es esta cantidad la que también determinará cuánta compensación es posible pagar o recibir. Aunque este último punto depende de las leyes de negligencia según el Estado en el que sucedieron.

Negociar con la aseguradora

Es importante que antes de decidir presentar una demanda, se esté seguro de que el otro conductor involucrado cuenta con un seguro que pueda cubrir los daños ocasionados.

Algunas aseguradoras cuentan con una cláusula para este tipo de casos; pero siempre es mejor consultarlo directamente con el agente de seguros y contar con asesoría legal.

En caso de que el otro involucrado cuente con una póliza de seguros, ambas aseguradoras negociarán hasta obtener las compensaciones que cubran los daños correspondientes, pero si usted no está de acuerdo con la suma que le ofrecen porque le parece injusto o porque no cubre todos los daños ocasionados, el siguiente paso será demandar al otro conductor.

Incluso en caso de que se haya aceptado una suma para cubrir la compensación pero haya pasado el tiempo y no se haya recibido, hacer la demanda es importante.

Probablemente el dinero de la compensación no saldrá directamente del bolsillo del otro involucrado, pero en la mayoría de los Estados no es posible llenar una demanda contra las compañías aseguradoras, por lo que la demanda tendría que proceder oficialmente contra el otro conductor.

¿Qué hacer si el otro conductor no cuenta con seguro?

Si en la póliza de seguros no se menciona ninguna cláusula respecto a esta situación, y la persona involucrada no cuenta con un seguro, se tienen dos opciones.

Primeramente, se puede considerar demandar personalmente al conductor por daños y perjuicios. Aunque lo mejor es tener en cuenta que si esta persona no cuenta con un seguro por falta de recursos, es probable que tampoco cuente con ellos para solventar una demanda, por lo que aunque se gane el caso, podría no recuperar ese dinero de la compensación.

La segunda opción es reclamar la compensación directamente a la aseguradora que le protege; sin embargo, la compensación exigida no puede superar la cantidad de dinero por la que contrató el seguro.

Es decir, que si usted paga por un seguro de $100,000 y su compensación consiste en una suma mayor a esto, sólo podrá recibir los $100,000 del seguro.

Por ello, lo mejor es contar con un seguro propio y obtener toda la ayuda legal posible en caso de un accidente de tránsito.

Calificar el artículo:
1
¿Cómo saber si se sufrió una lesión cerebral?
Fallece el actor Mario Almada a los 94 años de eda...